sábado, 10 de diciembre de 2016

EL INFORME PISA Y AQUELLOS PATIOS DE “EL SALVADOR”



No había tenido aquella visión desde hace muchos, pero que muchos años. Fue por casualidad pero lo fortuito siempre sorprende más. Caminaba por las inmediaciones de la basílica de Begoña, en Bilbao, a la búsqueda de una plaza de aparcamiento. Alcé la vista y allí estaba. Aunque sólo se dejaba ver en parte, aquella fachada resultaba inconfundible. Era la parte superior del colegio “El Salvador”, en la calle Iturribide. 

La perspectiva me permitía ver igualmente algo que durante muchos años estuvo oculto tras unos muros infranqueables. Se trataba de otro edificio monumental, el colegio de los Ángeles custodios, un fortín inexpugnable en el que se perdían nuestros balones cuando en el recreo los impulsaba una patada fuera de control. Allí iban y nunca volvían. Aquellas monjas debían de hacer colección.

La vista del colegio de los Maristas era parcial. Sólo se apreciaban los últimos pisos, el pináculo con la cruz encastrada, y el enrejado del ático. En aquel mastodóntico edificio, la última planta estaba ocupada por los “patios de arriba”. Eran cobertizos  abiertos lateralmente donde una malla metálica protegía de cualquier riesgo de caída al vacío. 

Allí, a media mañana,  los frailes y el profesorado, “soltaban” a los más  adolescentes alumnos –todos varones por supuesto- para que se desfogaran en un “recreo” trepidante y caótico.  No sé bien cuantos niños nos juntaríamos  pero aquello estaba petado. La principal atracción, como no podía ser de otra manera, era el fútbol, o algo parecido. Tres balones y decenas de escolares corriendo de un lado para otro sin diferenciar equipos ni estrategias. Lo importante era pegar un pelotazo e intentar llevar la bola hasta la pared donde  había pintada una portería. Todo era una marabunta sin orden ni concierto. Tal era el guirigay que una mañana, siguiendo a una pelota rodeada de ardientes pateadores perdí la concepción espacial del recinto y detuve mi carrera  en pos del pelotón placado por la pared. ¡Que coscorrón!. K.O. técnico. Me desperté  tendido en el suelo y con un fraile apretando una moneda de cinco duros en mi frente para evitar que el prominente “chichón”  provocado por el golpe  prosiguiera su crecimiento

En aquel patio descubrí también las artes intimidatorias. “Dame el bocadillo o te pego un pellizco”. Era mi compañero de pupitre. Un tío con hambre  y que te ponía los brazos amoratados si no compartías aquel chusco de pan con salchichón. Que te quiten el bocadillo es algo muy fuerte. Yo no lo he olvidado nunca como tampoco he borrado de mi cabeza el nombre y los dos apellidos de aquel “amigo”.  “Algún día –pensaba-  te acordarás de mí”. Pero, pasado el tiempo me olvidé de la venganza. Sobre todo, cuando el “robabocadillos” se hizo experto en artes marciales.

Pasados los años y los primeros cursos –soy de los primeros que estrenó EGB- , las aulas bajaban de planta, hasta situarse  en  la zona de acceso a  las inmediaciones de Zabalbide. El inmenso patio de recreo  que entonces nos correspondía era el del “medio”. Todo al aire libre  y con el gran muro que nos separaba de las monjas de los “Custodios”.  Si en las “jaulas” superiores  la masificación era  caótica, en el “patio del medio”, la muchedumbre era de llamar la atención. Téngase en cuenta que en mi época, por muy colegio de frailes fuera, las aulas estaban integradas por casi 60 alumnos. Sí. 60 “bichos” para un único profesor.

En ese tiempo y en esos recreos descubrí la diversidad, pues compartíamos ocio cientos de muchachos. Desde los más tiernos a quienes ya necesitaban un rasurado. En esa fauna, se imponía la ley de la selva. Una convivencia en la que recuerdo con especial amargura a los “abusones” Mayores en edad y en tamaño, especialmente repetidores, que se dedicaban ejercer su supremacía robando balones, provocando y amedrentando a los más jóvenes. La mayoría de ellos no acabaron el ciclo formativo.

De lo que ocurría de puertas adentro mantengo múltiples recuerdos. En mi fuero interno, sin vocación de aprendizaje, comprendía que aquella actividad era mi obligación. Que si mis padres trabajaban duro  –en casa y fuera de ella- y mi contribución a la familia pasaba por aprender, superar las pruebas a la que me sometiesen y poder acceder al mundo laboral para progresar. Para poder encontrar un mejor porvenir que el que ellos se ganaron.

Nunca fui un gran estudiante ni disfruté con mi rol. Pero era mi rol.

Hoy, con el resultado del informe PISA 2015 encima de la mesa  nos hemos llevado las manos a la cabeza al descubrir que nuestros jóvenes estudiantes no superan unos estándares que todos creíamos alcanzados hace tiempo.  Y lo ha expresado cuando pensábamos, quizá sin reflexión suficiente, que nuestra sociedad disponía de un modelo educativo solvente.  Y lo es, pero con matices.

Hay elementos que demuestran la fortaleza de nuestro sistema educativo. La incorporación temprana a la escolaridad, la menor tasa de fracaso  y abandono escolar, la universalización del proceso educativo, el consenso interno…son puntos fuertes de un modelo, el vasco, que se ha demostrado resistente a las crisis y a los vaivenes coyunturales. Pero quedarse ahí sin reconocer  las debilidades que apunta el informe PISA sería caer en una autocomplacencia estúpida.

Acusar de los malos resultados obtenidos a una nueva fórmula de tasación, al gobierno de turno, al neoliberalismo imperante, a los “recortes” o a la “política”, sería, igualmente, otra necedad, incompatible con la responsabilidad que el caso merece.

Sé que son múltiples los factores acumulados en este varapalo estadístico. El descenso de las horas lectivas en las materias de ciencias. El envejecimiento del profesorado, la falta de compromiso de muchos centros con sus planes de estudio y hasta un cierto abandono de la búsqueda de la excelencia en las políticas públicas de educación. Pero, ante todo y sobre todo, hay algo que me preocupa enormemente.

Tengo la impresión de que lo que el informe PISA revela es un cambio sustancial en el entendimiento de los valores globales de una parte de la sociedad vasca. Y las consecuencias de esa nueva percepción social nos llevan a estos derroteros.

Hay una parte de nuestra sociedad, de padres y madres que han conferido a los centros de enseñanza y a sus profesionales la labor de educar a los menores. Y los menores deben ser educados en casa, en su entorno familiar. Los centros educativos y sus profesionales están para dotar a los menores de las habilidades y los conocimientos que los hagan progresar en sus capacidades. No para forjar la personalidad de niños y niñas.

Ese cambio radical  del concepto educativo  nos genera disfunciones preocupantes. La falta de alicientes en los niños y niñas. La no jerarquización de sus conductas. La no motivación para entender la diferencia entre éxito y fracaso, la falta de objetivos de mejora. La ausencia del compromiso con el esfuerzo. Y junto a ello, por contrasentido que parezca, la  minusvaloración que se hace del papel de los docentes, a quienes padres y madres  restan autoridad y capacidad decisoria ante los niños, convertidos en los “intocables” del sistema.  
Hay padres y madres que entienden la enseñanza de sus hijos como un espacio en el que tenerlos ocupados. Por imposibilidad de conciliación laboral o por pura comodidad. Se piensa poco en la capacitación de los chavales y chavalas. Es como si se creyera que ellos sabrán sobrevivir por sí mismos en el futuro. Y si lo hacen con dificultad, ahí está el sistema, las instituciones, las que deberán arroparlos y sacarlos adelante.

Veo con preocupación una orfandad progresiva que se desentiende de sus responsabilidades. Los padres y madres son padres y madres, no amigos de sus hijos e hijas.  Suya es la responsabilidad de la educación, y también la formación de sus descendientes.

Contemplar a unos padres hacer “huelga” por los deberes  escolares de sus hijos me resulta inaudito. Pero eso lo hemos visto  hace poco con el acicate periodístico de unos medios de comunicación que convierten en noticia y en reivindicación sana cualquier mediocridad hilarante. Nadie hace huelga por las horas muertas de los más jóvenes ante los videojuegos o ante las jornadas nocturnas frente al televisor.

Estudiar, formarse, es una labor social. Un rol. Tan desagradable como trabajar. Es una obligación de los más jóvenes y un empeño vital de quienes son sus responsables familiares. Por lo menos, así me lo enseñaron a mi Donato y Mari Tere.  Eso parece haberse olvidado. Lo dice el informe PISA.  Y me lo recordó la fachada del que fuera mi colegio,  “El Salvador”.

sábado, 3 de diciembre de 2016

LOS ESPERMATOZOIDES DE FERNANDO EL CATÓLICO


Lo he leído en algún sitio. Seguro que es una exageración. Pero lo he visto publicado. Decía algo así como que la falta de puntería de los espermatozoides de Fernando el católico contribuyó a vertebrar la “España” que hoy conocemos. La afirmación puede resultar un poco desorbitada y extravagante  pero, en cierta forma, resulta verosímil.

Cada vez que, de una forma panfletaria, se nos habla de la “Nación española”, se  nos relata la historia de los “Reyes católicos”. La unión de los reinos hispánicos fue, simplemente, la consecuencia de una boda.  La de Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón. Dos reinos en un mismo trono,  una confluencia que  ha dado pie a aventurar indubitadamente que de aquella unión política –más suma de intereses que otra cosa- surgió la “nación española”.

En la Europa de la época, las bodas reales eran algo más que una simple celebración. Eran pactos de poder que pretendían dividirse el territorio. En el caso de Isabel y Fernando, los esponsales no fueron una excepción, ya que con esta unión se juntaba la potencia marítima de Aragón a la extensión territorial y poblacional de Castilla. Un convenio de conveniencia  en el que todos ganaban.

Sea como fuere, la reunión de ambos cónyuges en el trono fue ciertamente peculiar, ya que cada uno era heredero de su reino y, en ningún momento, se intercambiaron los poderes. Es decir, que Isabel fue toda su vida la legítima reina de Castilla, mientras que Fernando era simplemente el rey consorte; Fernando, por su parte, fue el legítimo heredero de Aragón y, como pasaba con Castilla, ahora era Isabel la que le tocaba ser la reina consorte. El conocido lema de "Tanto monta, monta tanto".

La Unión Temporal de Reinos, mal que bien, prosperó. Propició la conquista de Granada, la aventura fortuita de encontrar un nuevo continente con Cristóbal Colón…y en el plano familiar, el matrimonio fecundó 5 hijos, de los cuales 4 fueron mujeres y uno solo varón. El único inconveniente fue que el chaval murió de tuberculosis con 18 años, dejando la continuidad de los tronos exclusivamente en manos femeninas. Tras la muerte de Isabel, Fernando se convirtió en viudo regente y Juana, la hija de la “católica” heredó los derechos sucesorios de Castilla (Fernando no tenía derechos sobre ellos).

Juana se había desposado, siguiendo la tradición de la época, con Felipe,  el hijo de Maximiliano de Austria, en el marco de un contrato-pacto por el cual se unía la monarquía castellano-aragonesa con los Habsburgo y sus dominios imperiales en Flandes, Inglaterra, Nápoles, Génova y Milán.

Juana y Felipe, conocidos por los apelativos de “la loca” y el “hermoso”, en su intento de reinar en Castilla se toparon con el viudo Fernando, un “católico” de muy malas pulgas de quien se dice fue el modelo sobre el que Maquiavelo inspiró su “Príncipe”. Fernando se llevaba fatal con su yerno. Mal no, peor. El “católico” gobernaba –que no reinaba-  en Castilla mientras los monarcas, con residencia en Flandes, se enfrentaban a una disputa conyugal en la que Juana, presa de los celos  y de las infidelidades del “hermoso”, parecía enloquecer ante la ambición desbordante del “pimpollo” de su marido, ávido de sentar sus reales posaderas en el trono castellano. Las disputas entre suegro y yerno casi acabaron en guerra. Y aquí es donde  llega lo del momento del  espermatozoide y la puntería.

Al año de enviudar,  Fernando II de Aragón se casó con la sobrina del rey francés. El sátiro “trastámara” tenía 53 años. Su nueva esposa, apenas 17. Era Germana de Foix. El nuevo vínculo matrimonial perseguía recuperar el poder de Fernando y desvincular la corona de Aragón del trono ocupado por su hija Juana, y en segunda derivada por el vástago de ésta, su nieto Carlos, sucesor en descendencia  a la corona.

Toda esa cadena legítima se rompería si la joven Germana, ofrecía a Fernando un descendiente varón. Castilla y Aragón se romperían y volverían a ser reinos independientes. Fernando puso todo su empeño  en esa nueva descendencia. Pero la capacidad espermatozoica  del “católico” estaba averiada. Pese a todo, acertó en un tiro. Y Germana engendró un niño. El heredero legítimo de la corona de Aragón; el infante  don Juan de Aragón y Foix.  Pero, a las pocas horas de nacer, el heredero falleció.

Fernando no se amilanó. Perseveró en el “dale que te pego” sin resultados positivos.  Su obsesión fue tal que se atiborraba de testículos de toro para acrecentar la virilidad. Y por si las “criadillas” no  eran suficientes en su acción efectiva para la “fricción humana” a la que estaba entregado, se rindió a un tratamiento compulsivo de pócimas inmundas. Probablemente, según los estudiosos, al monarca se le suministró “cantaridina”, una sustancia  tóxica  generada por coleópteros a modo de feromonas. Una especie de “viagra medieval” segregada por escarabajos venenosos con supuestas cualidades afrodisíacas pero de gravísimos efectos secundarios. El rey, “católico” de cintura para arriba, y liberal de cintura para abajo,  pudo morir de la ingesta prolongada de estas materias alucinógenas. Pese a sus desvelos fornicadores, Fernando no consiguió descendencia. Si sus espermatozoides hubieran estado más activos, si su empeño procreador con Germana hubiera dado de nuevo en la diana,  España no sería lo que es. Nadie sabe qué habría ocurrido.  Quizá Navarra  no hubiera sido asaltada y conquistada en 1512  o su corona la hubiera compartido el trono francés. Vaya usted a saber.

Lo único cierto es que, de haber prosperado la “afición” reproductora de Fernando, nos hubiéramos evitado la mítica cantinela de quienes hoy nos aturden con la “unidad de la Nación española” y su veracidad histórica incuestionable. Un relato construido con “testosterona” y una épica desbordada de  supremacía ideológica.

Negar el sentimiento español y tratar de deslegitimar  su hecho “nacional” puede avivar un  interesante debate  cuyo efecto práctico  resulta baldío. Existe una comunidad que se define y siente como “española” y que cualquiera, también un nacionalista vasco como es mi caso, debe reconocer y respetar. Pero eso no significa, en ningún caso, que tal hecho  imponga por exclusión, la existencia de otros hechos nacionales coexistentes en el ámbito geográfico en el que vivimos.

Fabulaciones e Intrigas palaciegas a un lado, la realidad nos lleva hoy al debate pendiente y no asumido en el Estado español de resolver satisfactoriamente las reivindicaciones nacionales de Euskadi y Catalunya en el ámbito peninsular. Casi cuarenta años después de la aprobación en el Estado de la Constitución, el problema sigue abierto en canal. Y mirar para otro lado o minusvalorar la brecha existente no ayudará a resolver el problema.

La convivencia no se impone. Ni se restringe al principio de legalidad. Legalidad y democracia son fundamentos que deben combinarse. Porque puede haber  legalidad sin democracia, sin que se soporte en la voluntad de la ciudadanía. La legalidad siempre debe estar al servicio de la voluntad de la gente y no al revés. La unidad se puede imponer. La unión no. Necesita del compromiso de las partes. Y del respeto de todas por reconocer la diferencia y el derecho que cada cual tiene para ejercerla.

Aquí no hay una soberanía única que vincula a un todo. Aunque lo diga la Constitución. Aunque lo repitan como dogma los juglares actuales que cantan las bondades de Isabel y Fernando y pese a que lo ampare algo tan irracionalmente democrático como  las Fuerzas Armadas.

Por todo ello (y por mucho más), los nacionalistas vascos no nos sentimos reconocidos por la Constitución española. No creemos en un marco jurídico que pese a reconocer nominalmente la existencia de “nacionalidades” en su seno, consagra la “unidad”, que no la “unión”, y lo haga mediante la servidumbre, y la sumisión en un proyecto “nacional” único, el español,  que además, rarezas del léxico jurídico, considera “indisoluble”, como si de una masa sólida se tratara.

Convivir es “vivir con”, vivir juntos, pero de mutuo acuerdo, por propia voluntad. Mientras no se entienda ese concepto será difícil encauzar el conflicto. En pleno siglo XXI, en un mundo  en el que las estructuras políticas en construcción se establecen a partir de soberanías compartidas, negar la pluralidad por imperativo constitucional es negar la igualdad de derechos a quienes creemos que nuestra representación nacional natural es distinta a la española. Es como si se nos dijera que –perdónenme la expresión- tenemos que ser españoles por “cojones”. O porque  los espermatozoides de un rey fueron incapaces de fecundar y engendrar un heredero en el Aragón del medievo.