viernes, 2 de agosto de 2013

UNA DIRECCIÓN DE “EDUCACIÓN” PARA GARITANO



Cuando alguien te llama la atención, y más cuando lo hace en público, requiriéndote educación,  se producen dos efectos. El primero se experimenta en los que están a tu alrededor, que instantáneamente se separan de ti, como si dijeran ; “sí, sí, ha sido éste el culpable”. “Nosotros no hemos sido”. Y, en segundo lugar, si eres un espécimen “normal” –aunque seas un neandertal poco evolucionado, como es mi caso- , el reproche genera una sensación de acaloramiento repentino, sofoco y hasta ganas de desvanecimiento . Es lo que se llama “tierra trágame”.

No obstante lo anterior, si quien recibe la amonestación no esperada,  no ha desarrollado suficientemente su materia gris intracraneal o, en su defensa, mantiene sus constantes cognitivas  alteradas por algún tipo de intoxicación adquirida, su reacción puede no tener el efecto antes descrito, insistiendo en una actitud poco humanizada y por tanto animalesca.

Lo digo por experiencia propia. Siendo joven, y abrigado por el amparo de la manada, solía tener episodios cavernícolas de “macho alfa” tabernario.  Es decir, que en el ámbito de una cuadrilla de amigos gamberros y en el peregrinar de taberna en taberna , la generación de un ambiente gracioso, me llevó en más de una ocasión a que se me fuera la boca. Y, entre risas, carcajadas, y ánimos hooligans de todo tipo, desarrollé un lenguaje primitivo de cacofonías,  juramentos y demás locuciones fuera de tiesto.

Camilo José Cela podría haber estar orgulloso de aquel habla que hice mía para regocijo de compañeros de txikiteo. No había frase en la que bien el sujeto, el verbo o el predicado, no contuvieran un taco (mis padres denominaban aquello “palabrotas” pero yo nunca lo entendí, porque algunas de aquellas palabras no eran ni grandes  ni superlativas, eran cortas y concretas).

Pero un día, uno de esos en los que la medio festividad, la ociosidad o la costumbre, en un chiringuito de pueblo, mis letanías  estrafalarias encontraron respuesta.  Lo recuerdo muy bien. Hablaba de cabrones, putas y varios cuando una mujer, de edad media por entonces para mí, se giró . Me miró fijamente a la cara y me dijo: “chaval, en este pueblo no hay jabón suficiente para lavarte la boca”. La manada  se abrió ante mí como un abanico, dejándome a la intemperie de aquel reproche lapidario. Fue entonces cuando las neuronas de mi abotargado cerebro se recalentaron –me puse rojo como un tomate- y tras  tragarme aquella cita como un sapo de tres kilos, pedí excusas entre dientes.  Touché!.

Desde entonces sigo hablando mal. Se me escapan , en ocasiones, demasiados tacos, pero procuro agudizar el ingenio para revestirlos de ropajes no tan soeces.  Aún así, y a pesar de haber desarrollado la ironía, siento que mi boca sigue estando negra, aunque no tanto como entonces.

El pasado jueves, un  rebaño de colegas asilvestrados, dio rienda suelta  a sus instintos abdominales con insultos de todo tipo dirigidos al Lehendakari Urkullu  en Azpeitia. El presidente vasco había decidido retomar la tradición (truncada por su antecesor) de participar en la procesión de San Ignacio . Junto al alcalde de la localidad y el Diputado General de Gipuzkoa, Urkullu encaminaba sus pasos desde el ayuntamiento hasta la Casa Grande de Loiola.

Alterado por la sarta de improperios, injurias y demás vomitonas ofensivas,  detuvo su marcha y se volvió hacia la manada gamberril. Lo pudimos ver todos gracias al seguimiento de una cámara de televisión. El lehendakari, sin perder la compostura, mientras el tropel  de vociferantes perdía la compostura de grupo (alguno reculaba, otros se alejaban…) exigió respeto y educación. Pero sus palabras, pese a tener  un primer impacto por la sorpresa de su movimiento,  sólo tuvieron un efecto inmediato pero efímero, ya que en cuanto volvió a la comitiva oficial –las dos autoridades de Bildu siguieron con la procesión-,  los gritos y los insultos volvieron a arreciar.

Está claro, que en el proceso de evolución de la Izquierda Abertzale, hay muchos que han sabido engancharse a la nueva oportunidad. De ahí su interés en denominarse “Sortu” para establecer nuevas pautas de comportamiento.  Pero, en su universo, todavía hay quien no ha digerido que el respeto a los demás,  la consideración del adversario, son la base para una nueva convivencia normalizada. 

Esos, prefieren vivir en el pasado, en la presión, en el enfrentamiento, en el descrédito y la ofensa. Su empecinamiento y hostilidad no son ya de otro tiempo, sino que les hace lindar con el lumpen social antisistema que se establece en todas las sociedades democráticas. “Esos –dice un amigo cercano- no son de Bildu ni de Sortu. Son de “Txerri Batasuna””.

Lo más preocupante de lo ocurrido en Azpeitia el pasado día no fue el comportamiento de un grupo de forofos sectarios, sino la reacción que ante ello tuvo e Diputado General de Gipuzkoa.  Martín Garitano no sólo no quiso reconvenir a los gamberros sino que , además , justificó su comportamiento como un “acto de protesta”, al tiempo que genéricamente hizo votos para que se construya un escenario en el que  incidentes de este tipo no se vuelva a repetir.

Es sencillo. Tan sencillo como decir a los seguidores propios que ese no es el camino. Que actuando así se equivocan y que su actitud revela, primero una falta de educación, y segundo, una falta de compromiso con la hoja de ruta establecida por la nueva Izquierda Abertzale.

Pero Garitano no es de los que retrocede. Siguiendo el símil, es de los que siempre avanza, gira, y sigue avanzando. Lo demuestran las diversas entrevistas publicadas días atrás por diferentes rotativos vascos. Su gestión, la de la Diputación de Gipuzkoa, es intachable. Va a demostrar que otro modelo es posible. De ahí que toda la oposición se haya unido para hacerles fracasar en su apuesta. Pero todos están equivocados. Sólo él camino en la buena dirección en la autopista. Los que circulan en sentido  contrario son los demás.

Ni una sola autocrítica. Ni a  las gestión de los residuos, ni a la imposición de peajes. Ni a la “no gestión anti crisis”. Los demás son los equivocados. De derrota en derrota hasta la victoria final.
Sin embargo, algo han debido constatar. Algo no funciona del todo bien. De ahí que Garitano haya vuelto a engordar su estructura de altos cargos en la Diputación creando una nueva dirección general –sin presupuesto- denominada de Servicios y Educación Tributaria. Una dirección general de “Educación”. Ni más ni menos.

Los partidos políticos, como suele ser habitual,  no han sido informados por el Gobierno foral de la creación de esta nueva dirección, y es que Gipuzkoa es, con diferencia, la institución foral con mayor número de cargos políticos y puestos de alta responsabilidad. La estructura del Gobierno foral de Bildu está compuesta por 30 directores generales, dos subdirectores y 54 jefes de servicio, según la última actualización realizada por la propia Diputación guipuzcoana en su página web, que incluye incluso la de Educación Tributaria.

Frente a los 30 de Gipuzkoa, Bizkaia, que maneja un presupuesto foral muy superior  cuenta con 21 directores (además de 11 subdirectores y 78 jefes de servicio); y Álava, la más pequeña de las tres diputaciones vascas, tienen 13 directores (54 jefes de servicio).

Que todo sea por fomentar la educación. Falta les hace.

10 comentarios:

  1. Lo de Garitano y el alcalde de Azpeitia no me extraña en absoluto,la cabra tira al monte y tantos años de ejercer el matonismo en las calles,de justificar a la mafia extorsionadora de empresarios o de "comprender" a monstruos como Chapote y demás asesinos de niños y jubilados no pasan en balde.Los cerebros carcomidos no sanan en un tris y la San Miguel y los petas hacen el resto en la única neurona viva que debe quedar a los perros de presa de la nueva Jarrai,ahora Ernai.Por cierto,los "gudaritxus" de los nuevos tiempos son unos acojonados del 15",retroceden y niegan ante el dedo de Urkullu,solo ladran a la espalda y no aguantan la mirada.Y además de hacer el ridículo ante la jauria y toda Azpeitia se va a casa imputado...por tontolaba.La más valiente,San Miguel en mano y con el cerebro recien lavadito,inquieta porque no le vendan su pueblo.Habrá que preguntar a algún comisario de la Herriko qué es lo que se vende y en cuanto y de paso,nos explique como van a conseguir la independentzia aquellos que van colocando banderas Españolas a toque de requerimiento de delegación del gobierno sin chistar y,además,sin la ayuda de los que pretenden "vender el pueblo".Me temo que más San Miguel y más petas darán la respuesta apropiada.
    Decía que no me extraña la puesta de perfil y la cara jocosa de Garitano y su banda durante el altercado y a posteriori,lo que sí me ha llamado la atención ha sido la falta absoluta de dignidad de la gente de EA.Leí ayer que hay que "dimensionar" estas acciones en un "contexto" de "indignación social",y lo decía Maiorga Ramirez.Algunos han preferido diluirse con esta chusma antes que desaparecer con dignidad.Algún exlehendakari incluido.

    Bestalde,Mediavilla jauna,PSE rekin daramazuen negoziaketan argi eta garbi dituzuen marra gorri horiek tinko mantentzea espero det,eta ustebe pasatzen badira eta dana hankazgora ipiniarren eta bide batez,parlamentoaren 25-25-25a(adibidez) pakete berdinan dijola PSEri gogoraztea ez legoke gaizki.Agurrak.

    ResponderEliminar
  2. Eredu instizionala ez da murriztuko gure akordiarekin . Argi daukagun zeintuk diren marra gorriak. Lasai. Psek behar du diskurtzo bat bere aldaketa azaltzelo. Irailan ikusiko dogu. Uzturrek esan zuen bezala, guk ere badakigu non dagoen iparra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Instituzionala, akordioarekin, daukagu, zeintzuk, PSek, diskurtso, azaltzeko, dugu,... zeozer idaztekotan idatzi behar dan legez eta ez dira nahastatu behar bizkaiera eta batua.
      Hau bada zure euskara mailaren lagina hobeto idatz ezazu erdara hutsean.

      Eliminar
  3. Estos simpatizantes de la IA son un poco como las fans de Justin Bieber.... haga lo que haga, diga lo que diga, aunque les escupa a la cara... ¡No importa! y siempre tiene razón, como él no hay otro...

    Son KaleBiebers!!

    ResponderEliminar
  4. Ah! Y pobre de aquel/los que ose/n opinar que no es un buen cantante o no les gusta su estilo.... el concepto de boicot adquiere otra dimensión (lo de menos es que les haya escupido a la cara, somos el resto que no entendemos su sentido del humor o reivindicación oral)...

    Estos KaleBiebers... que bien disimulado lo tenían...

    ResponderEliminar
  5. Zorionak Koldo. estoy de acuerdo con tu análisis. Un buen diagnostico.

    ResponderEliminar
  6. Kontuz lagun gaiztoekaz
    Seme, entzun aitaren oharrak eta ez baztertu amaren irakaspenak;
    edertu egingo zaitue, koroak burua eta idunekoak lepoa lez.
    Seme, ez amore emon, gaiztoek nahastu egin gura bazaitue.
    Beharbada, esango deutsue: «Zatoz gugaz; zelatan jarriko gara odola isurtzeko eta errubakoei erasoko geure atseginerako;
    bizirik irentsiko doguz, Herio Leizeak lez, eta oso-osorik galduko dira, hobira doazanak legez;
    egundoko altxorrak eskuratu eta harrapakinez beteko dogu etxea;
    esku hartuko dozu zeuk be irabazietan, gordailu bakarra izango dogu eta».
    Seme, ez zaitez horrelakoekaz joan, ez ibili horreen bideetatik,
    lasterka doaz-eta gaiztakeria egitera eta presaka odola isurtzera.
    Benetan alferrik botatzen da sarea, hegaz doazanek ikusten badabe;
    baina euren odola isurtzeko zain dagoz horreek zelatan, euren buruak jartzen dabez arriskuan.
    Hauxe da lapurretan dabilenari gertatzen jakona: lapurrari berari kentzen deutso bizia.

    ResponderEliminar
  7. Demasiado largo su texto, don Koldo. Parece como si se estuviera tratando de explicarse algo a sí mismo.

    No será porque Urkullu se hundió a sí mismo mientras que Garitano quedó como lo que es, todo un Diputado General, no un pegacarteles en agresiva actitud tabernaria de rey bananero como Urkullu?

    Donatien

    ResponderEliminar